martes, 16 de octubre de 2007

Y, El último hombre: Dragones en el kimono

Ya nos vamos aproximando al final de esta historia, que sin duda será la tarjeta de presentación de Vaughan durante mucho tiempo. El próximo enero veremos el último tomo y sabremos cuál es el desenlace de los viajes de Yorick, pero mientras tanto, hemos disfrutado de un brillante planteamiento que número a número nos ha ido regalando angustiosos finales de "continuará" para acabar en estos dos últimos tomos aparentemente mareando un tanto la perdíz sin avanzar nada en la historia y sin contar prácticamente nada. En este último se concentra en los personajes de la doctora Mann y la soldado israelí, sin que con ello resuelva ningún tipo de enigma... más que nada porque si tras más de 40 números no sabíamos más nada de estos personajes es que tampoco necesitábamos más.

Los dos últimos tomos iban con la inercia de una buena historia y espero que el final esté más acorde con el inicio de la serie que con estos, porque sino Vaughan perderá automáticamente todo el crédito que pudiera haber obtenido.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada