jueves, 1 de mayo de 2008

Real, Takehiko Inoue

El famoso autor japonés Takehiko Inoue, autor de mangas récord de ventas como Slam Dunk o Vagabond, realiza en paralelo a esta última su historia más experimental y personal.

A pesar de que aparentemente Real está ligada a una temática parecida al deportivo Slam Dunk, el baloncesto (devoción del autor), la trama se centra en los tres personajes principales, en sus emociones y en su pasión por este deporte. Si bien, los protagonistas son muy diferentes tanto en orígenes como en caracteres, poco a poco esta misma pasión es la que les irá uniendo y forjando la relación que marcará la historia troncal de la serie.

La trama comienza definiendo a sus protagonistas, centrándose en las duras encrucijadas de sus vidas y los momentos de superación que tendrán que afrontar. En este sentido Inoue demuestra una gran capacidad de mostrar las emociones y los sentimientos de los personajes, retratando las historias de los discapacitados con naturalidad, sin victimizarlos ni trivializando sus problemas. Aunque los personajes estén continuamente girando en torno a su pasión por el deporte, Real no es un manga deportivo, sino más bien una historia emotiva y sentimental que agarra al lector del cuello y le hace aguantar la respiración y tragar saliva antes de seguir pasando página.
Para el que no conozca el estilo de dibujo de Inoue, este es tremendamente realista, dinámico y juvenil, con el uso cinematográfico de la página y de las líneas de movimiento propio del manga, pero con ese punto de originalidad que le hace a uno distinguir entre un autor y otro, y saber elegir de entre lo bueno lo mejor. Además, la estética del diseño de las portadas me encanta por su simbolismo casi oculto para el ojo descuidado.
Si hay que ponerle alguna pega a este manga es que, debido a que el autor lo compagina con su gran éxito medieval Vagabond, su periodicidad es bastante lenta (casi desesperante). En Japón apenas han salido 7 tomos de los cuales ya se han publicado 6 en España, con gran fidelidad al formato original, de la mano de la editorial Ivrea, lo que al menos garantiza una buena dosis de lectura si aún no has empezado esta serie.
En definitiva, esta es una de esas historias que descolocan si uno espera otro tipo de contenido y que dejan una huella imborrable en el lector. Una obra para leer, disfrutar y prestar a los que aún puedan pensar que esto de los cómics es cosa de niños.



Entradas relacionadas por categoría



2 comentarios:

Jessica Jones dijo...

No me canso de recomendaros que una vez probada esta echeis un vistazo a Vaganond, auqnue no os guste los samurais, pq yo soy reacia al genero, y aun asi me encanta.

FranciX dijo...

Ten en cuenta que no hace tanto que leí completa Lobo Solitario y su Cachorro, y que dudo que ninguna obra del género se le acerque si quiera. De todos modos, el dibujo de La Espada del Inmortal me tiene ganado y si pillara alguna de este tipo seguramente me decantaría por esta.

De todos modos no estoy por pillar ninguna serie manga larga próximamente... bueno menos Dr. Slump, Leyenda de Madre Sarah o, por supuesto, 3x3 Ojos si alguien se dignara... ¡ains!

Publicar un comentario