martes, 10 de junio de 2008

Vértigo: Silverfish, David Lapham

Al final he pillado Silverfish, un poco de rebote, porque me han fallado un par de novedades que han resultado ser material reeditado y un poco por curiosidad. No es que haya tenido una buena experiencia con el autor precisamente, porque lo único que he leído de Lapham resultó ser de un tedio bastante insufrible, y me pareció que su nombre estaba inflado de fama y hueco de contenido... pero decidí darle otra oportunidad con esta historia corta.

Tras una historia bastante sencilla de una joven celosa de su madrastra que la investiga descubriendo un oscuro pasado, se esconde un relato muy bien contado y que usa los estereotipos madrastra-hijastra de forma magistral. En apenas unas viñetas, y con unos diálogos ácidos y directos (mediante una entrega de regalos) define a la perfección el resentimiento de la joven hacia su madrastra, algo no tan fácil de hacer como pudiera parecer. A partir de ahí, la trama avanza vertiginosa, y transforma unas inocentes llamadas telefónicas en un riesgo para todos los integrantes de la familia. Todo lo contrario a su Ciudad Rota, que con más de 100 páginas más se me hizo eterno, Silverfish se convierte en una escalada de emoción con clímax persecutorio bastante típico, pero más realista que otros del mismo estilo.

El dibujo de Lapham me ha parecido muy correcto e incluso brillante en algunos puntos, con un uso del claro-oscuro muy destacable. Por lo demás, bastante correcto. Ni gráficamente ni argumentalmente me ha gustado mucho la metáfora monstruosa del villano, pero es otro apartado que quizás llame la atención a algunos.

Un relato de intriga bastante correcto, con una escalada de la emoción que al menos te mantiene pegado al tomo de principio a fin.



Entradas relacionadas por categoría



2 comentarios:

Yorick. dijo...

Me alegro que te gustara : )
No te guies de Lapham por Ciudad Rota, porque a mi también me pareció un truño. Tanto Stray Bullets como el otro tomo único que sacó La Cupula estan muy bien, es el Lapham de verdad, el de las histórias de genero negro de Serie B, el de las pelis de Joseph H Lewis o Edgar Ulmer. Quizás ninguna sea una obra maestra, porque no son ambiciosas, pero no por ello dejan de ser muy recomendables.
Un saludo, que hacía demasiado que no me pasaba por aqui!

FranciX dijo...

Ya tengo en la lista de pendientes Balas Perdidas para cuando la reedite La Cúpula, porque por el momento creo que el primer tomo está agotado... :-(

Buen viaje a los dos, crack!!!

Publicar un comentario en la entrada