miércoles, 9 de julio de 2008

Tintín secuestrado en Moulinsart

Pongo aquí la carta pública de los autores de Tintín y el Loto Rosa.

Queridos amigos:

A finales de 2007 y con motivo del centenario de Hergé publiqué un libro en Ediciones de Ponent titulado Tintín y el loto rosa. Se trata de un homenaje a un autor que admiro y en el que agrupo varios ensayos así como un relato de ficción donde presento a Tintín doce años después de la muerte de su autor. Alejado de la aventura y de sus justicieras resoluciones, el mundo de nuestro héroe se ha venido abajo. Haddock ha caído en el alcoholismo, el profesor Tornasol ha ingresado en una sanatorio psiquiátrico y –lo peor- Milú ha muerto. En un intento de superar la depresión, Tintín recupera su profesión de reportero. Pero los tiempos han cambiado y sólo encuentra trabajo en la prensa sensacionalista del corazón. A partir de ahí lo embarco en una aventura muy “tintinesca” en la que, escéptico y adulto, acaba iniciándose en el sexo.

Conocedor del rigor con el que la Sociedad Moulinsart gestiona los derechos de la obra de Hergé, utilicé como ilustraciones antiguos trabajos de Ricard Castells y cuadros alusivos del pintor hiperrealista Hernández Landazábal. El conjunto, primorosamente maquetado por Cristina García Lautre, se convirtió en un volumen cuidado y elogioso con la obra de Hergé. Sin embargo tanto Ediciones de Ponent como yo mismo no tardamos en tener problemas. Moulinsart presionó a la FNAC para que retirara el libro de sus estanterías. Gracias a la rápida reacción del abogado de De Ponent, logramos que la FNAC reconsiderara su decisión y repusiera los libros. Pero a las pocas semanas Moulinsart volvió a la carga y, si bien no encontró “delito” en las ilustraciones utilizadas, consideró que mi relato “pervertía la esencia del personaje”. Para no ir a juicio nos ofreció el siguiente acuerdo: mantener en distribución el libro hasta que se agotara y renunciar a cualquier reedición posterior. A la vista de la legalidad vigente y siguiendo los consejos de nuestro abogado, tanto Ediciones de Ponent como yo hemos aceptado el acuerdo. Quedo por lo tanto como delincuente en ciernes, pervertidor potencial de Tintín y con un libro, del que ya quedan pocos ejemplares, condenado a no volver a ver la luz.

Disfrutad de las viñetas mientras podáis o hasta donde os dejen sus derechohabientes y mucho cuidado con los modelos en los que os inspiráis, las alusiones que hacéis o las referencias que utilizáis.

Antonio Altarriba y Paco Camarasa Pina


La verdad es que en su momento no presté atención a esta obra por motivos diversos (precio, retractilado, la lista del mes,...), pero una obra hecha desde el amor a un personaje como parece ser esta no puede ser mala.

Además, de nuevo se choca con los "derechos" de un gigante que pasa arroyando a todo el que no le baila el agua. Hay tantos casos de estos que nos impiden disfrutar líbremente de lo que ya es un patrimonio de la humanidad que es vergonzoso. ¡Libertad a Mickey Mouse! ¡A Tintín! ¡Al Guerrero del Antifaz!

[Leído en La Carcel de Papel]



Entradas relacionadas por categoría



3 comentarios:

alberthor dijo...

Pues la verdad es que eso de que se cambie tanto un personaje que encima no es ni siquiera una creación tuya y te mosquees porque los que tienen sus derechos te echen un rapapolvo (y con razón) me parece muy cínico. Más triste me parece que se quiera recurrir al homenaje para justificar estas cosas. Si no crea un personaje original para contar ésta historia es porque sabe que no va a vender, por eso recurre a uno tan conocido como Tintín. Lo siento, no puedo estar de acuerdo con estos señores.

Saludos!

FranciX dijo...

Sí, alberthor, la ley está de parte de Moulinsart. Lo que yo trato de decir es que los derechos de autor pasan a ser patrimonio de la humanidad una vez pasan una serie de años, que para según qué casos (Mickey Mouse, Coca-cola, Tintín,...) siempre parece que se renuevan una y otra vez sin que parezca que haya límites para ello.

En otros casos, los derechos pertenecen a empresas que ni siquiera están dedicadas a la edición (una constructora en el caso del Guerrero del Antifaz) y no repercuten tampoco en los herederos del creador.

¿Cuántas obras teóricas se pueden realizar sin citar las obras analizadas? ¿Es arte o es producto? ¿Es producto para unas cosas y arte para otras?

Álvaro Pons dijo...

Alberthor:

Creo que exageras tu valoración: si miras la portada y, sobre todo, si lees el libro, es evidente que no es un intento de hacer una historia "para que venda" encubriéndola con Tintin. Es un homenaje, con tres partes: homenaje gráfico, ensayo y homenaje literario. No se recurre al homenaje para hacer una nueva serie de tintin, sino precisamente porque s un homenaje. No hay interés en continuar por esta línea.
A veces, antes de lanzar estos comentarios, se debería leer la obra y comprobar si es realmente esa la línea que buscaban los autores.

Publicar un comentario en la entrada