miércoles, 24 de septiembre de 2008

Siete Psicópatas

Una rareza dentro de la BD. Siete equipos creativos diferentes, para siete historias diferentes, y ¿con cadencia mensual? Sí, definitivamente una rareza. Sólo falta que tenga un pequeño factor de atracción para dar el último paso hacia la comercialidad. ¿Siete Psicópatas? ¿Siete ladrones? ¿Piratas? ¿Yakuzas? ¿¡Misioneros!? Vaya, esto llama la atención. Veamos la primera entrega: Siete Psicópatas va de un intento de asesinato en grupo de Hitler en plena segunda guerra mundial, sólo que para evitar que sea fácilmente abortado por predecible, será perpetrado por psicópatas. Encima el dibujante es Sean Phillips (Sleeper, Marvel Zombies, Criminal,...), con lo que algunos de los no acostumbrados a la variedad del dibujo europeo, saben qué esperar gráficamente. Definitivamente esto no puede ser más comercial.

¿Y la ejecución? Pues la historia, escrita por Fabien Vehlmann (IAN, El Marqués de Anaon, Los Cinco Narradores de Bagdad,...), hereda claramente de Los 12 del patíbulo, con reclutamiento (algo largo para mi gusto) y misión como partes principales, pero sus peculiares protagonistas hacen que la obra tenga en su conjunto un aire a locura muy conseguido argumentalmente. El más apocado y de menor grado militar de un grupo estratégico será el que proponga la absurda idea de enviar a unos psicópatas a asesinar a Hitler; como siempre será ninguneado y abochornado por su propuesta. El hecho de continuar con ella, no hace más que sumarle a las mentes perdidas que conforman los personajes de esta especie de thriller bélico. Esta locura llega incluso a lo metafísico en algunos pasajes llegando a rozar el absurdo, pero la verdad es que creo que es de lo más coherente. Y el que espere algo más convencional, también encontrará las típicas sorpresas finales del género y las teorías conspirativas correspondientes.

En el aspecto gráfico, Sean Phillips demuestra su maestría con las sombras, con el aprovechamiento de los oscuros y de sus rostros duros y con carácter, para hacer lo que mejor sabe: narrar con elegancia y sin demasiados excesos una historia que no pasará a la historia por ser de sus mejores trabajos, pero que sí que deja patente su buen hacer. No he visto en este caso, ese papel que quieren representar otros artistas foráneos a la BD, que cuando llegan intentan hacer algo diferente o trabajar más sus lápices. Sean hace lo que sabe hacer y no encontrarás nada nuevo en esto.

En definitiva no es una obra que vaya a pasar a la historia por ninguno de sus aspectos, pero que puede que sí que lo haga en su conjunto (a la espera de ver si continuaré con las siguientes entregas), y que sí que podría ayudar, por formato, precio y género, a que los lectores no habituales a la BD se acerquen a ella.



Entradas relacionadas por categoría



2 comentarios:

Angux dijo...

Ya conoces mi opinión sobre esta obra, se queda solo en entretenida.

La comparación con Doce en el Patíbulo es acertada pues como en la película unos cuantos personajes son reclutados (en este caso 7) estando encarcelados (en este caso en un centro psiquiátrico) para llevar a cabo una misión suicida. En la película, son reclutados por que a cada uno de ellos se les da bien algo importante para que la misión tenga éxito y en el comic por ser todos ellos buenos para nada XD.

Tienes razón en que el reclutamiento es un pelín largo, alguno de los personajes como ya dije en mi blog los meten con calzador. Sin embargo, a mí fue de lo que más me gustó del comic junto con alguna sorpresilla final.

Hablaremos de 7 ladrones.

Un saludo.

FranciX dijo...

Sobre todo me parece una buena alternativa para que los que no prueban BD se animen.

Yo recomendaría otros títulos (y lo hago) pero entiendo que el género, conocer al dibujante, el precio y la periodicidad son importantes factores a su favor.

Publicar un comentario en la entrada