lunes, 6 de octubre de 2008

Superman: El tercer kryptoniano

Rick Leonardi y Walter SimOnson son un atractivo difícil de ignorar para mí. A pesar de que para disfrutarlos tenga que aventurarme en una historia desconocida como aquí ha sido el caso.

Este especial, recopila un arco argumental de la serie mensual de Superman y un número especial próximo a este (aunque desordenado, números 668 a 670 y 666... ¿por qué si no tienen nada que ver entre sí?). En el arco que da nombre al tomo, Superman y parte de la familia kryptoniana en la tierra buscarán a un tercer superviviente del planeta mientras que son perseguidos por una especie de mercenario intergaláctico que, rencoroso por las antiguas ansias imperialistas de Krypton, quiere matar a todos los kryptonianos que queden por el universo. La historia no da para mucho mas, con un desa-rrollo tan lento (esto no da para tres números) como predecible en casi toda su longitud. Lo único rescatable es el dibujo de Rick Leonardi que tampoco anda próximo a su mejor nivel pero que siempre es garantía de calidad. Este es uno de esos dibujantes de los que me gustan casi todos sus "defectos" (esas extrañas expresiones faciales) y sus amaneramientos a la hora de enfatizar un estilo propio, que deja una marca de fábrica inconfundible.

Mientras que en el otro número, se aprovecha el número 666 de la colección para hacer un especial en el que se lleva a Superman a una suerte de infierno kryptoniano, en el que el hombre de acero se va corrompiendo y desatando todo su poder contra familiares, amigos, compañeros y toda el planeta, hasta enfrentarse con un demonio kryptoniano. Todo un desfase con un personaje que demuestra aquí gran parte de su potencial (en lo que a poder se refiere) y que saca un buen partido a los lápices de SimOnson, que en la destrucción divina, las onomatopeyas e infiernos se mueve como Thor por Asgard.

Ninguno de los números pasará a la historia ni trascenderá a la historia del personaje más allá de la nota a pie de página, pero suficientemente disfrutables como para echar un rato. Si, como yo, gustáis de los lápices de estos autores pues entonces es un tiro más seguro.

Por cierto, que la presencia de Batman, por más que aparezca en las portadas, es prácticamente testimonial.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada