lunes, 12 de enero de 2009

El Cazador de Rayos

Es una auténtica suerte para los que andamos algún tiempo buscando la primera entrega de esta obra de Kenny Ruíz que se haya publicado esta edición integral. Una suerte por varios motivos, que van desde el precio hasta los cuidados extras, aunque para ello se renuncie al tamaño de la edición original.

Además, no se si hubiera comprado el segundo número si sólo hubiera leído el primero. No me entendáis mal, si algo es esta obra, es clara. Desde el primer vistazo se ven sus influencias, se ve que es una obra post-apocalíptica como tantas otras y que bebe de maestros de la BD y, en gran medida, del manga, pero hasta el segundo número no creo que coja el interesante ritmo que me ha dejado, y al final del primer número parece aún más típico de lo que finalmente resulta.

Una historia de humanidad post-apocalíptica, con búsquedas religiosas, aventuras y persecuciones, que será plato de buen gusto de los amantes del propio género y que no esconde influencias de Otomo o Marini (en sus inicios). Un dibujo cinematográfico, hiperdinámico y con unos colores aplicados muy bien (con alguna excepción que me rechinó), que encumbra a su autor como un autor completo también en Europa. Le deseo toda la suerte del mundo.

El mérito de Kenny Ruíz creo que radica en hacer una historia sobre algo que le gusta sin temor a caer en el tópico, y además sorprender con una profundidad de personajes inesperada (al menos para mí). Si a todo esto añadimos su indudable virtuosismo gráfico, no creo que decepcione a nadie.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada