miércoles, 14 de enero de 2009

Recomendaciones Diciembre 2008

¿Tarde? Bueno, si la dicha es buena dicen que no pasa nada... ;-) Si os quedó algún dinerillo después de las navidades, aún podéis completar vuestra comicteca con algunas de estas recomendaciones.

De entre las novedades de Planeta (como viene siendo habitual, a destiempo, y casi sorpresivas), destacaré principalmente el desenfado del magnífico creador de Groo, Sergio Aragonés, en el número de la serie Solo que protagoniza. Como ya he comentado en otras recomendaciones de esta colección, se trata de una antología de historias cortas realizadas por el autor protagonista del número en cuestión. La calidad que atesora este autor, sólo se puede apreciar cuando has disfrutado de su particular manera de llenar las viñetas de detalles, siempre repletos de humor y con un espíritu propio de una persona que vive feliz con su trabajo. Tuve el placer de conocerle hace unos años y no he visto jamás a nadie más entregado a lo que hacía en ningun trabajo. Digno de admiración.

Sin olvidar la corrección de la pifia (salió con dos páginas repetidas y lo vuelven a editar ahora) que es la costumbrista y dramática El Almanaque de Mi Padre, de Jiro Taniguchi, del que tenía muchas ganas de leer algo, y que con esta reedición se me permite de forma de lo más asequible. A pesar de que la edición es bastante pobre, ningún extra, sin portadas, ni artículos sobre el autor, e incluso la impresión tiene un moiré de lo más mono, el precio es excelente y creo que es la mejor aproximación al autor que se puede hacer. La historia es un drama, de un hombre que vuelve a casa tras varios años, para el entierro de su padre, y rememora durante el duelo lo que fue su vida y los paralelismos de la misma con los de su padre y familia. Una sentimental búsqueda de los orígenes de la personalidad encontrando quizás que ya no queda tiempo para corregir errores. Un hermoso drama.

Y de la profundidad del drama al esparcimiento y diversión de la primera entrega del Mot de Alfonso Azpiri, arrancando así la nueva línea editorial de Planeta para autores patrios y que espero nos traerá otras agradables sorpresas en meses venideros. Azpiri es todo un clásico de nuestro panorama nacional, moviéndose siempre en el género de la fantasía y la ciencia ficción. Sus dos obras más conocidas son Lorna (un cómic erótico de ciencia ficción) y este Mot, que consta de 6 álbumes publicados hace ya una década en El Pequeño País y que será integramente recopilado en este y un próximo segundo tomo. Mot es una historia fantástica sobre un niño y el monstruo que habita en su armario, que le permitirá viajar a mundos paralelos y vivir trepidantes aventuras. Aunque el corte de las aventuras intenta ser infantil, el atrevido dibujo de Azpiri y los, en ocasiones, ácidos guiones de Nacho, no se me antojan muy apropiados para un público más pueril. De cualquier modo, el rescate de estos cómics y el arte de Azpiri (para mí aún sin llegar a su mejor momento) ya merece la pena. Si detrás viene Lorna será una gozada.

Y completo mi repaso planetario con la publicación de la obra más personal de uno de mis recientes autores debilidad: David Rubín nos narra en su Cuaderno de Tormentas los deambulares de un creador de cómics en busca de la inspiración. Este prolífico autor gallego me sorprende cada día más, y todo lo que veo suyo me causa una grata impresión. Como ya habéis visto, ya hice una reseña y aunque no creo que a todo el mundo le guste igual (quizás demasiado anárquico y caótico) para mí ha sido de lo mejor del año. Entre buscar sus nuevas creaciones y recuperar las que aún no he disfrutado (Tetería del Oso Malayo ¡allá voy!) el nombre de David Rubín tiene un sitio fijo en mis estanterías.

Y es este camino el que sigo al recomendar algo de literatura clásica. Sí, has leído bien. Porque la Editorial SM inaugura este mes (de diciembre) una colección de clásicos de la literatura adaptados en formato cómic por autores patrios reconocidos y con resultados más que atractivos (más información aquí y algunas páginas aquí). Si bien las obras tratadas son todas más que conocidas, y la adaptación a este formato sin duda disminuye muchos de sus méritos literarios, los protagonistas a los lápices bien merecen un profundo vistazo. El formato, extensión y precio, la hacen una excelente opción de regalo para algún infante con el gérmen de la lectura en su cabeza a punto de explotar. Aunque prácticamente todos los títulos de esta primera hornada (otra nos visitará este otoño) son interesantes, yo me quedo con esa magnífica portada del Lazarillo de Tormes de Enrique Lorenzo (la de la Odisea tampoco está nada mal) y de Romeo y Julieta de David Rubín (allá donde vaya...).
Y no dejo el terreno patrio hasta recordar que Astiberri reedita (y van tres) la premiada Arrugas de Paco Roca.

Mientras tanto, Norma aprovecha el tirón cinematográfico que ofrece la "adaptación" del The Spirit de Will Eisner por parte de Frank Miller para ofertar alguna que otra novedad al respecto. La más interesante, Lo Mejor de The Spirit, una selección de historias de The Spirit, principalmente el origen y algunas historias de la segunda mitad de los años 40 (la mejor época), centrándose sobre todo en las femme fatales que acompañan al detective enmascarado y que aparecen en la cinta de Miller. Teniendo en cuenta que prácticamente cualquier selección de historias de esta época sería una gozada, es una buena aproximación al personaje (por lo que he visto y oído a estas alturas, mejor aproximación que ir al cine) y un buen principio para empezar a amar el arte de Eisner. Esos "ojos de asesino" y ese "hombre volador" siempre serán para mí lecciones de cómic.

Y para los que ya conocen y aman al maestro Will Eisner, en el recopilatorio La Vida en Viñetas se recogen las historias autobiográficas y más personales que creó a lo largo de su carrera: “Crepúsculo en Sunshine City”, “El soñador”, “Viaje al corazón de la tormenta”, “Las reglas del juego” y “El día en que me convertí en un profesional”. Como en el caso de Los Archivos de Spirit, hay que conocer lo que se está comprando para desembolsar lo que cuestan estas ediciones en tapa dura con sobrecubierta y papel de alto gramaje, pero para los que se arriesguen y les guste, el resultado no puede ser más satisfactorio. Además este mes también se aprovecha para reeditar Contrato con Dios, la primera "novela gráfica".

De cualquier modo, antes de asumir estos riesgos económicos, siempre es preferible probar antes algo más económico, como Lo Mejor de Spirit o buscarse algunas grapas antiguas de Norma (que aún las habrá por ahí) del personaje o las ediciones de El Mundo (malas pero económicas y abundantes) o El País. Opciones hay.

Para facilitar las críticas a los que digan que posteo las recomendaciones tarde y encima no me las curro, copio una recomendación de Octubre que no ha aparecido hasta finales de diciembre (para que digan que es fácil recomendar). No sólo no esperaba ver publicado nunca en nuestro país Che, Vida de Ernesto Che Guevara, sino que ya casi había perdido las esperanzas de que el anuncio fuera real. Representa el primer trabajo profesional de Enrique Breccia (Alvar Mayor, El Sueñero, Swamp Thing,...), en el que enfrentará (posiblemente provocado por el guionista H. G. Oesterheld) su perspectiva contraria a la de su padre, que ilustrará otra parte de la biografía. Aunque sólo sea por lo que representa por detrás de la historia, a mí ya me merece la pena. El hecho de que Oesterheld (otro atractivo para mí de este cómic) cuente la vida del revolucionario cuya memoria está más comercializada no es tan importante para mí como lo que he comentado. Su publicación podría achacarse a la reciente adaptación cinematográfica protagonizada por Benicio Del Toro, pero como mucho la ha debido acelerar, ya que Historietas Argentinas viene reeditando el material de estos autores desde ya hace un tiempo.

Y para finalizar (ey, que es diciembre y en navidad hay mucho que contar), otra de esas reediciones esperadísimas. Si existe una tira de prensa que ha podido llenar el inmenso vacío dejado por Calvin & Hobbes, esa es Liberty Meadows. La bella protagonista de la serie llega a una reserva natural donde deberá cuidar a unos animales muy peculiares y donde todos caerán rendidos a sus encantos. El humor ácido y negro de estos personajillos peludos y plumíferos no dejará indiferente a nadie, y el dibujo de Frank Cho de por sí sólo ya podría ser motivo para añadirlo a la lista de cómics indispensables en la estantería, pero es que como decía antes, Liberty Meadows tiene un encanto especial. El hecho de que el primer número de la colección haya estado tanto tiempo agotado hace que muchos esperáramos esta reedición como agua de mayo, pero ha venido en forma de edición de lujo, gran tamaño, tapa dura, sobrecubierta, dos números de la edición económica en cada tomo, y contenidos extras. El precio puede ser disuasorio, y los que tengan los siguientes números a falta del primero se estarán mordiendo las uñas, pero es tan difícil no caer...

Y para caer, no hay más que darle un repaso a la lista y comprobar que hay poco pijama y a pesar de ello viene cargada de novedades interesantes que espero que llamen la atención a más de uno. Y como es tradición hay que seleccionar una única novedad para el mes de diciembre, y de no haber leído ya algunas de ellas quizás habría sido El Almanaque de mi Padre, al que le tenía muchas ganas, pero no siendo así el sólo puede quedar uno recaerá en la original y sorprendente Cuaderno de Tormentas de David Rubín. Un disfrute, oigan.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada