jueves, 2 de abril de 2009

Los Cómics de mi Vida (II): Vampus, Rufus, Creepy y Dossier Negro

Otro de esos recuerdos entrañables vinculado a mi afición al cómic está relacionado sin duda con unos momentos de la preadolescencia en que visitaba la casa de unos tíos míos, y sobre una mesa siempre encontraba una de esas revistas de gran formato, de papel poroso y en blanco y negro, con portadas llamativas e historias de terror y en algunos casos con una carga de erotismo que ya empezaba a entender. Desconozco si las revistas las compraba mis primos mayores que yo o si era mi tío, pero siempre encontraba un número nuevo allí, sobre la mesita de centro, y mientras mis padres y tíos disfrutaban de la sobremesa, yo me apropiaba del sofa de tres plazas y a tan terroríficas lecturas.

Quítate los zapatos, Franci
- me parece oír que me decía mi madre recordando aquellos momentos -. Es probable que de haber conocido los contenidos de aquellas historias mis padres no me hubieran dejado leerlas, más por el erotismo que por el terror, porque yo por entonces era muy aficionado a las pelis de terror en blanco y negro que echaban por La 2. Recuerdo alguna que otra inquisitiva mirada ante alguna portada más subida de tono que otra que me apresuraba a disimular debajo de otra de aquellas revistas que resultara menos "sospechosa".

Títulos como Vampus, Rufus, Creepy y, sobre todo, Dossier Negro eran los que estropeaban aquellas magníficas y coloridas portadas de Cebollo, Muriana, Maroto, Royo,... que generalmente poco tenían que ver con el contenido de la revista, pero que ya de por sí eran un gran aliciente. Pero a mí lo que más me gustaba era ese terror tan "Hammer" que encontraba rodeado de otros relatos que me sobrecogían aún más. Yo entonces ya estaba acostumbrado al estilo de las películas de la Hammer, pero los relatos de Tito Creepy, generalmente ambientados en un contexto más actual, me ponían los pelos de punta y no dudaba en leerlas una y otra vez. Obviamente este material era el que me encantaba, porque para ver a Christopher Lee o a Bela Lugosy, ya tenía mis pelis en blanco y negro de la segunda.

Hoy por hoy, viendo galerías de portadas, soy incapaz de decir qué epocas o qué números de las series leí, porque fue cosa de cada fin de semana encontrar 2 o 3 números diferentes, y cuando eran los mismos los que encontraba, los volvía a devorar sin importarme, incluso me alegraba de volver a encontrar alguna de esas historias. Sí que recuerdo algunas de las adaptaciones de Bernie Wrightson de los relatos de Edgar Allan Poe, como el Gato Negro, y una historia de un criminal que huía y que había hecho algo con una mano (cortársela a alguien o algo así) y que cruzando un río, una mano misteriosa le cogía de la pierna y le hundía irremisiblemente en la corriente... por supuesto al llegar la autoridad sólo pudo encontrar su pantalón enganchado en una raíz, pero yo estuve todo el curso de natación agarrado al corcho de ayuda.

Todos los contenidos nutridos de la editorial americana Warren - en la que a su vez trabajaban los dibujantes de Selecciones Ilustradas - eran fantásticos, y cada vez que vea un retapado en buen estado con números de la Dossier Negro lo compraré para mi colección. Sólo tengo dos (que compré años atrás), pero los he releído ya varias veces. Uno de ellos con el cierre de la colección con historias realizadas en su mayoría por Neal Adams y Bernie Wrightson, el maestro del terror. En estos últimos números de la colección además fue la primera vez que se publicó la Cosa del Pantano de Alan Moore en España.



Entradas relacionadas por categoría



4 comentarios:

Celestino dijo...

Joer no veas, cada vez que entro aquí me emociono mogollón...cuantos recuerdos de segunda mano...sniff.

Chicogoma dijo...

También están las versiones digitales como las que tienen en la mansión del CRG. Sin embargo, es difícil encontrar aquellos ejemplares de los que ni siquiera logras recordar el título de la serie (colección).

FranciX dijo...

El interés hoy por hoy es prácticamente arqueológico, y sólo me movería por las historias ilustradas por Adams o Wrightson, que, por cierto, creo que prometió Planeta no hace mucho.

José Luis Morales dijo...

E leído tu comentario y amigos también me pasaba lo mismo que buenos recuerdos yo haun conservo varios creeepys y dossier negros de hace más de treinta años

Publicar un comentario en la entrada