miércoles, 8 de julio de 2009

Batman Confidencial Nº 1 Reglas de Combate

Pobre. Pobre pobrísimo. La serie que pretendía ser el relanzamiento o reemplazo (como queráis verlo) de la lóngeva y exitosa Legends of the Dark Knight, no podía tener un inicio más decepcionante. Los elegidos para la empresa fueron el guionista de la colección de Vértigo Los Perdedores, Andy Diggle, y al peculiar y poco prolífico dibujante ex de los mutantes e imaginero creador de los Wetworks, Whilce Portacio, en lo que sin duda no será recordado como el mejor trabajo de ninguno de ellos.

Argumentalmente, no se puede ser más rácano que tirar del manido cliché del espionaje industrial entre las grandes empresas, y más aún cuando el forzado villano elegido para ello ni siquiera forma parte de la galería de Batman. Empresas Wayne y Lex Corp pujarán por un contrato militar multimillonario, y cuando las irregularidades en el proceso se hacen evidentes, Batman entrará en juego en un plateado y luminoso alarde de tecnología impropia para la época en la que se supone el relato (inicios de la carrera del cruzado nocturno). Sin duda, los excesos tecnológicos son un intento de adecuarse a los "puntos fuertes" del dibujante, pero vistos los resultados, mejor hubiera sido hacer un guión en condiciones ya que los seis números de los que consta el arco argumental podrían haber dado para mucho más.

El dibujo de Portacio es malo hasta decir basta. Siempre he sido defensor de los dibujantes que muestran personalidad, y este es un dibujante al que, sin duda, se le reconoce sin tener que fijarse mucho. Pero sus carencias a lo largo del tomo son tan alarmantes, que no hay más remedio que resaltarlas:

  • Ambientación cero: da igual que estemos en Gotham, en Metropolis, en el desierto o en la Batcueva, los fondos y las rallitas cinéticas serán siempre las mismas.
  • Caracterización de personajes escasa: el autor bien puede dar gracias a que Luthor es calvo, porque difícilmente hubiéramos podido distinguir a ambos personajes, convenientemente desproporcionados viñeta tras viñeta, de no ser por este detalle. Luthor a veces tiene 20 años y otras 50, y otro tanto le ocurre a Wayne, aunque con la forma que da a los rostros,...
  • Escenas de acción de estafa: Hay páginas de acción echas a base de viñetas casi vacías repletas de líneas cinéticas que se ve a leguas que se hicieron en apenas un rato.
A destacar (argumental y gráficamente) la invasión de la batcueva por un murciélago robótico, y el combate en el desierto de Batman contra una horda de robots, así como de una especie de robot gigante (por más que lo repaso no se puede estar seguro de que sea eso).

En la segunda entrega de la colección aguardan un villano de verdad y un dibujante que, aún con algunas características comunes a Portacio - como la despreocupación por la caracterización, aunque este en pro de una narración más fluida - , me gusta mucho más. Cosas de los colores.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada