lunes, 28 de septiembre de 2009

Doktor Sleepless, de Warren Ellis

Warren Ellis no es uno de mis autores preferidos. Ciertamente a lo largo de su carrera ha tenido una serie de fogonazos de los que se suelen etiqueta de indispensables en cualquier colección medianamente exaustiva. Entre esas obras indispensables para muchos están The Authority, Transmetropolitan y Planetary, y poco más destacaría yo. Puede que haya alguna otra cosa puntual, pero en general creo que si sólo se pudieran elegir 3 obras para resumir la trayectoria de un autor, estas serían las del británico.

Es precisamente con la más longeva de estas series, Transmetropolitan, con la que Doktor Sleepless tiene unos paralelismos más claros. En la primera, el protagonista era una especie de periodista extremo cuyos punzantes artículos sangraban los excesos e injusticias de una tuneada sociedad futurista, mientras que Doktor Sleepless irrumpe como un contundente locutor radiofónico que hace lo propio también exaltando a una juventud desengañada y también tuneada, en pro de sus propias intrigas. Y es que parece que aquí es el único sitio en que difieran ambas series (hay muchas más coincidencias entre ambos protagonistas), porque mientras Spider Jerusalem solía investigar los artículos que acababa escribiendo, el Doktor parece ser a la vez héroe y villano de la historia, y parece volver para una especie de venganza o simplemente para que lo encierren.

Por el camino, y mientras Ellis se dedica a torturarnos con extensos soliloquios sobre sociedad, música y vete tú a saber qué más cosas habrá intentado meter en nuestras cabezas, transcurren los 8 primeros números de la serie sin que haya avanzado gran cosa. Al menos la serie parece acabar en la próxima entrega (para el que la acompañe).

El dibujo del español Ivan Rodríguez, por si fuera poco, refuerza el parecido con la serie del periodista, salvando las distancias con Darick Robertson, claro. Un dibujo muy sobrio (quizás demasiado), y cumplidor, con gran fuerza en las expresiones maquiavélicas del Doktor y con una promesa de potencial muy interesante. Estoy convencido de que, en este caso, los lápices eran mucho mejores que el acabado final. Por lo demás, se agradece en la edición la inclusión de alguna de las portadas alternativas de Raulo Caceres, aunque no se acrediten en ningún lado. Ese parecido de estilo sobrecargado de Darrow y los homenajes (lo son, ¿no?) a Wrightson no debían quedar inéditos.

Por lo demás, creo que prefiero esperar a una edición en condiciones de Transmetropolitan, y cuando llegue la pondré en mis recomendaciones.



Entradas relacionadas por categoría



4 comentarios:

Carlos Pujol dijo...

Hola Francix, hacia tiempo que no dejaba ningún comentario, pero eso no quiere decir que no siguiese visitando tus Bocados de Pensamiento.
Y sobre este comic y a pesar de sonar como el título de un blog que hay por ahí, A MI ME HA GUSTADO. Aunque esto tampoco es decir mucho, porque soy un incondicional de Ellis y a poco que se esfuerce ya me doy por satisfecho. En este tomo del Doctor "Insomnio" apenas se presentan a los personajes y se empieza a entrever la trama de la miniserie. Es poco, si , bastante poco, pero yo si quiero saber como sigue y hacia donde nos lleva este loco escritor ingles, y si me tengo que arriesgar con algún autor ese será siempre Ellis,(o Gaiman, Moore, Morrison, Gath Ennis,….¡dios mio! si me lo acabo comprando todo.).

FranciX dijo...

Hola amigo Carlos!

Precisamente eso que comentas me parece uno de sus puntos flacos. Si la presentación de los personajes y de la trama le hubieran llevado unos 3 números en lugar de 8, quizás me habría evitado justamente el efecto contrario del "Sleepless". Seguramente el siguiente tomo sea más movido, pero este ha sido demasiado pausado para mi gusto y seguiré esperando una edición en tomos de Transmetropolitan. Estos ocho números mes a mes tuvieron que ser toda una tortura.

¡Me cago en el decompressive storytelling!

Y sí, al final siguiendo a tanta gente acabamos comprándolo todo 8-}

Werewolfie dijo...

A mí, no sé por qué, este tebeo me ha recordado algo -salvando las distancias, que son muchas- al Fallen Angel de Peter David... De todos modos, a mí Ellis sí que me gusta mucho, y aunque reconozco que es algo -digámoslo finamente- irregular, al menos toca muchos géneros y temáticas, se arriesga lo suyo y suele meter muchas ideas en cada tebeo, además de algunos diálogos memorables. A tu lista de tres añadiría cosas como Global Frequency, Desolation Jones, Stormwatch, Crécy...

FranciX dijo...

Desolation Jones también es para mí una de sus mejores obras, pero tiene muchos puntos a favor también gracias al dibujante. Esa misma historia por otro menos hábil me habría resultado más mediocre.

Publicar un comentario en la entrada