lunes, 21 de septiembre de 2009

Recomendaciones Agosto 2009

Bien es sabido que la velocidad mental en verano se ve entorpecida por las altas temperaturas, pero uno esperaría algún tipo de estímulo por parte de las grandes editoriales, que dejaron Agosto prácticamente huérfano de un listado de recomendaciones más nutrido.

Pero ante la escasez, al menos la calidad encabeza el listado, con una publicación "sorpresa" de Norma (al menos para mí), que creo que es imposible dejar pasar. A finales de los ochenta y primeros de los noventa surgió el gérmen de lo que hoy es el sello adulto más importante del mainstream americano. El sello es Vértigo, pero el gérmen no fue otro más que Piranha Press (aunque hubo otros), un sello en el que DC Comics arriesgó con una serie de autores y que no duró mucho, pero del que nos sonarán nombres como Marc Hempel, Kyle Barker, y los protagonistas de esta obra: William Messner-Loebs y Sam Kieth. La saga de Epicuro, el Sabio, sin duda irrumpió en el mercado americano como un rara avis perpetua que jamás nadie tendría en cuenta. ¿Una historia sobre filosofos griegos, con numerosas referencias históricas, mitológicas y sobre el arte y la sociedad clásica griega? Pocas cosas se me ocurren que interesen menos a los americanos, pero el caso es que, ya sea por el divertido enfoque de Messner-Loebs o por el personalísimo dibujo de Kieth, Epicuro es todo un clásico y uno de los pocos cómics que aún se pueden rescatar de aquella etapa editorial (junto con los trabajos de Barker).

La edició de Norma es todo un lujo, en todos los sentidos (ya me entendéis), y yo diría que es recomendable a profesores de filosofía, seguidores del dibujante y para los que esten dispuestos a arriesgar con algo diferente, porque creo que les proporcionará alguna que otra sonrisa.

Otro de los protagonistas del mes, es David Laphan con la reedición de la obra que le hizo saltar a la fama (yo al menos no había oído hablar de él hasta esta). Balas Perdidas, que ahora reedita La Cúpula con un mejor papel, aunque con los años el precio ha empeorado bastante. Aunque inicialmente se presenta como una serie de género negro, también se aventura fuera de sus límites forzándolos en lo que años después otros autores usarían de forma habitual (100 Balas, Gotham Central, Criminal,...). Contada como historias independientes de diferentes personajes que se ven forzados hasta el límite, pero poco a poco conforme avanza la serie, se irán encontrando relaciones entre los personajes, y viajes a diferentes épocas de las vidas de cada uno. La reedición constará de 4 tomos en rústica. Probablemente una de esas obras de obligada revisita cada pocos años.

Por último, la extraña nota de BD, la proporcionan Las Crónicas de la Era Galáctica, una saga de obras que se dedican a hacer una especie de remakes de las historias de la Ilíada de Homero con un contexto completamente diferente y original. En este caso, serán guerras galácticas las que atesoren los amores de Paris y Helena y demás aventuras épicas. Más allá de la originalidad de las historias adaptadas por Valérie Marguin, los dibujos de Thierry Démarez son dignos de mención, con un colorido y detalle más que notable y que al menos cubrirá unos mínimos de disfrute de esta antología. El primer tomo recopilatorio de Planeta se centra en la Guerra de Troya, pero parece que hay intención de seguir publicando el resto de arcos publicados en Francia. Cuanto menos interesante el enfoque, y a mí siempre me ha interesado la mitología, y la cifi, así que es una buena candidata para la lista de la compra.

De cualquier forma, y aunque cualquiera de las tres podría ser la elegida, hacía tanto tiempo que andaba detrás de la edición de Zinco de Epicuro, que el sólo puede quedar una de agosto no podía llevárselo otra que no fuera esta. Había muchas ganas de tenerla en la comicteca, y más aún de darle una saboreada relectura, ahora que disfruto tanto con los lápices de Sam Kieth. ¿Para cuándo una onírica reedición de su The Maxx?



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada