lunes, 25 de octubre de 2010

Al fin: Walking dead

La expectación no podía ser más intensa. No podían haber más ojos del mundo del cómic encima de una producción televisiva que con la historia de Robert Kirkman sobre nuestros amigos los zombies. Y por supuesto, no podíamos tener más ganas de verla.

Todo estaba justificado. La expectación, la atención, las ganas,... los motivos eran más que conocidos. Un argumento cautivador, una temática de las que arrastran oleadas de fans, una producción ambiciosa, nombres como Frank Darabont involucrados en el proyecto y realizando comentarios muy positivos. Sólo faltaba que el resultado estuviera a la altura.

La historia es sobradamente conocida por los aficionados al cómic (el hospital, la muerta y la bici,...), y desde el principio reconocemos la historia de Rick Grimes (Andrew Lincoln), pero también desde el principio se reconoce la mano de Darabont (para bien) y el hecho de que el cómic y la televisión son dos medio diferentes, y esto una adaptación. El ritmo es mucho menos frenético que en el cómic, más pausado, y con una angustiosa ambientación cuidada al detalle, y los cambios en el guión también, aunque el argumento sigue ahí, y las nuevas situaciones a las que Rick deberá enfrentarse. Son cambios que proporcionan, sobre todo otro ritmo a la historia (más lento) y más vistosidad para la televisión.

Aún es pronto para decir que la serie será un éxito, eso lo determinará la opinión de los que no somos aficionados al cómic, pero para los que sí lo somos creo que al menos cumple con las expectativas puestas en ella.

¡Estoy deseando ver el segundo capítulo!



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada