miércoles, 16 de marzo de 2011

Hacia un canon del cómic en español

Desde el blog de Fran J. Ortiz, Abandonad toda esperanza, se sugería la elaboración de una lista de diez imprescindibles. Diez cómics que deberían formar parte de cualquier biblioteca, y que en definitiva se pudieran identificar como un cánon del cómic publicado en español.

Si visitáis su página, podréis ver algunas de las sugerencias de los seguidores del blog. A mí que estas cosas me gustan, porque de ahí pueden salir lecturas olvidadas más que interesantes, me ha dado por participar proponiendo la mía propia. Aquí os la dejo, numerados pero sin orden concreto:

1. V for Vendetta (1982-1988, Alan Moore y David Lloyd). Uno de los cómics que más he releído de mi tebeoteca. Puede que de la obra del británico más conocido del noveno arte, halla más opciones, pero yo me quedo con esta.

2. Calvin & Hobbes (1985-1995, Bill Watterson). El representante de las tiras de prensa del listado. Y es que la obra maestra de Watterson es para mí lo más grande publicado jamás en papel de periódico. Otros se han acercado, otros tendrán una historia más longeva y laureada, pero pocas tan dulces, tiernas y divertidas como esta.

3. Mort Cinder (1962-1964, H. G. Oesterheld y Alberto Breccia). Aquí coincido con wolfie, y también con el anfitrión en incluir al cómic argentino en el listado.

4. Batman: Año Uno (1987, Frank Miller y David Mazzucchelli). Para mí esta es más redonda que El Regreso del Señor de la Noche, y Mazzucchelli por supuesto que es un factor determinante para ello. Un aporte superheróico al listado, que tampoco hace daño.

5. Akira (1982-1993, Katsuhiro Otomo). Particularmente prefiero su edición con el coloreado americano. Lo añado a la lista más como representante del cómic catastrofista propio del cyberpunk que como manga. Una obra que bien podría decirse que representa un abrazo entre oriente y occidente.

6. Valerian (1967-2010, Pierre Christin y Jean-Claude Mèziéres). Como representación del cómic europeo se me pasan algunos por la cabeza, pero quizás este sea para mí el que mayor recorrido, calidad y diferentes lecturas puede aportar. Un imprescindible.

7. Spirou (1938-1998, Franquin, Fournier, Tome y Janry). No puedo evitar añadir a Spirou al listado, por los mismos motivos que Valerian, y como auténtica alternativa (y pienso que más accesible) al Tintín de Hergé. Destaco sobre todo estas tres etapas, por acotar un poco, aunque por ahí están también los álbumes de Munuera que...


8. Adolf (1983-1985, Osamu Tezuka). Como representación real del manga. La tentación me trae algunos nombres, pero ninguno con el peso que pueda tener el maestro Tezuka. Y como máxima expresión de su obra, yo destacaría Adolf, porque además de añadir a la lista, el componenete manga (ya digo que Akira está más por cyberpunk que otra cosa), introduce el de la tragedia bélica, aunque Adolf es mucho más que eso.

9. Los Profesionales (1983-1985, Carlos Giménez). Llegó la hora de añadir al cómic patrio en la lista. Y aunque podría haber elegido alguna otra obra de Giménez, yo siempre he disfrutado mucho más con esta que con ninguna otra. Hay otros autores, pero tenía que elegir uno...

10. Groo (1982-..., Sergio Aragonés). Y para completar la lista con buen humor, pocas obras mejores que la más famosa del español de Mad. He pasado tan buenos momentos leyendo Groo, y viendo cómo evolucionaba a lo largo de los años hacia historias más y más elaboradas, que no puedo dejar de recomendarlo.

Ahí quedó eso, pero como dije por allí, si tengo que volver a hacer la lista seguramente cambiaría 7 u 8 títulos, y mientras me voy acordando de grandes cómics, pienso si los cambiaría por uno u otro. Pero hoy ha salido este listado. Espero que a alguno le parezca interesante ;-)



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada