lunes, 31 de octubre de 2011

Green Manor (integral)

Toda una sorpresa. Uno de esos cómics que te impiden hacer un poco las cuentas de lo que vas a gastar en el mes, porque cuando llegas a la tienda, lo coges, lo abres, y no tienes más remedio que comprarlo.

Ya desde la edición llama poderosamente la atención. Las tapas están recubiertas de una especie de barniz que simula el tacto de un libro viejo, como de tela, sobre una tapa dura con cinta de punto de lectura, un gramaje de papel excepcional, una calidad de impresión sin pero alguno y con unos extras añadidos de bocetos previos, con estudios de dibujo y maquetaciones completas de páginas incluidas. Te guste el género o no, te interese el material o no, te guste el dibujo de Bodart o no, cualquier aficionado no puede sino aplaudir esta calidad, y este buen gusto en una publicación nacional, que no olvidemos que viene de una editorial que no es de las "grandes". Un gran aplauso para Dib-buks que cada día me tienen más enganchado con sus ediciones integrales, de gran calidad y muy bien seleccionadas.

Green Manor es un club para caballeros de finales del siglo XVIII, en el que se codea lo más granado de la sociedad londinense, cuyo principal entretenimiento parece ser conspirar para cometer los más extraños crímenes, o descubrir la causa de los sucesos más escabrosos ocurridos en las noticias del momento, siempre relacionados con algún asesinato. El tomo recopila 16 historias que narran sendos crímenes, los cuales argumentalmente dan como para haber sido de por sí mismos una historia más larga, y algún otro guionista los habría convertido incluso en varias entregas, pero leyendo Green Manor, uno se da un gran atracón de buenas historias de intriga, la mayoría de ellas con sorpresa final, muy al estilo tradicional de la EC, en la que el cazador puede acabar siendo el cazado.

El dibujo de Denis Bodart ha sido todo un descubrimiento, con una soltura y un detalle magnífico, con dominio maestro de la narración y un estilo caricaturesco en los personajes tan variado como natural en los contextos en los que los incluye. En definitiva todo un lujo, y más, complementado con los extras que acompañan a la edición de Dib-buks, con bocetos, estudios y maquetaciones finales de diferentes páginas interiores.

Todo un acierto, todo un lujo, y segura víctima de mis escasas posibilidades de relectura.



Entradas relacionadas por categoría



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada